Oscar 2019: ¿Qué pasa en nuestro cerebro cuando vemos una película?

La ciencia ha investigado acerca de la actividad cerebral que se activa cuando una persona observa películas. Se tiene identificadas las áreas que se involucran más en este proceso, según el género cinematográfico que se mire.

Cuando se observa una película el cerebro activa diferentes regiones cerebrales, según el género que se observa. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: RgStudio

El cerebro es nuestro motor, su trabajo nunca para porque se mantiene activo las 24 horas. Está pendiente de todas nuestras actividades de sobrevivencia como la alimentación, pero también en momentos de ocio bien invertido como cuando se observa una película.

Ahora que se aproximan los premios Oscar, los cinéfilos están haciendo sesiones maratónicas en el cine para ver las nominadas a Mejor Película y así juzgar los resultados de la Academia de Hollywood. La ciencia ha investigado acerca de la actividad cerebral a la hora de ver películas, y tiene identificadas las áreas comunes que se involucran más en este proceso.

"El hipocampo, que almacena información e interviene en la capacidad de memoria. También se considera el área visual (occipital) y auditiva (temporal). Las que son variables son el área límbica que ve las emociones y la corteza prefrontal que ve argumentos y los entiende", explicó el neurólogo peruano David Lira.

¿Qué hace el cerebro?

Este órgano principal de los seres humanos se basa en experiencias previas para comprender la trama y analizar el argumento del filme. Analicemos cómo se desenvuelve nuestro cerebro, de acuerdo con el género cinematográfico que se observa, según el neurólogo David Lira del Instituto Peruano de Neurociencias.

Una película de terror puede despertar nuestros más antiguos miedos almacenados en nuestro cerebro como el miedo a la oscuridad. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: Maksym Azovtsev

1. ACCIÓN. "Los cambios de escena muy rápidos activan el área visual y auditiva, las zonas cerebrales que se encargan de los sentidos primarios, el área occipital y temporal. Se activan porque estamos atentos a los cambios que hay (disparos o personajes corriendo)".

2. SUSPENSO. "Hay que hilvanar y ordenar los argumentos para descubrir quién es el asesino o qué quiere decir el personaje que habla cuando lo hace en doble sentido. Se tiene que armar un rompecabezas en el cerebro, y eso es a nivel de la corteza prefrontal, que es el área más desarrollada de sistema nervioso central".

3. TERROR. "Se activa la zona límbica, donde están todas las emociones y tiene que ver con los más antiguos recuerdos y reacciones a cualquier estímulo, como el susto a la oscuridad o el contagio de una enfermedad incurable”.

4. ROMANCE. "Afecta la corteza prefrontal para entender la trama, y el argumento romántico se entendería con el sistema límbico, que maneja las emociones".

5. COMEDIA. "Es más sencillo, porque son emociones primarias que activan el sistema límbico, visual, auditivo y motor, para reírse en el momento adecuado".

Una película de romance activa el sistema límbico de las personas, el cual está encargado del manejo de emociones. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: YinYang

El espacio donde se vea la película influye


No es lo mismo ver una película en la casa o el cine, pues en este último ambiente respondemos a estímulos distintos, como la oscuridad en la sala, el sonido envolvente, la comida o la compañía.

Si te preguntabas si la cancha, la gaseosa y los chocolates que usualmente se consumen en el cine influyen de alguna forma en nuestra percepción de la película, la respuesta es sí. "Las altas calorías nos hacen sentir más emocionados y excitados, a algunos les disgusta el sonido que hace la gente mientras come, porque genera distracciones", precisó Lira.

¿Por qué los tráileres son tan efectivos?

Los realizadores de películas buscan el asesoramiento de expertos en neurociencia para lograr un éxito de taquilla. El filme debe despertar al menos cinco emociones: alegría, tristeza, miedo, enojo y amor.

Incluso, existen revistas científicas orientadas al neuromarketing que analizan el cine y el impacto de las películas antes del estreno, por medio de tráiler y la publicidad que emplean para las promociones.

Precisamente estos avances que se pasan antes de la función de cine contienen lo sustancial para atraparnos, detalló el neurólogo: “Escenas con alto contenido emocional (una muerte, un accidente, una caída, un grito) hacen que la persona quiera ver qué va a pasar antes o después; las escenas con carga emocional afectiva fuerte (famosos en situaciones cariñosas) y una sucesión de eventos (explosiones, caídas, gritos)".