La Sociedad Norteamericana del Corazón recomienda ejercitarse desde los tres años

La practica de actividad física entre 30 a 60 minutos para los adultos les reduce el peligro de enfermedades como la diabetes, diabetes gestacional, riesgo de presión alta y varios tipos de cáncer.

Madre con su hijo bebé hacen ejercicios juntos. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: kapulya

La actividad física es la forma de prevención más efectiva contra infinidad de enfermedades. Entre ellas está la diabetes, cuyo Día Mundial es hoy, 14 de noviembre. En ese contexto la Sociedad Norteamericana del Corazón acaba de publicar sus nuevas guías para la actividad física para adultos y niños.

El Consejero Médico de RPP Noticias, Elmer Huerta resaltó durante el programa de La Rotativa del Aire que lo llamativo de estas nuevas guías, que actualizan a las del 2008, es que aconsejan practicar el ejercicio físico desde los 3 años.

Huerta señala que esto es lógico porque un niño por naturaleza es inquieto y curioso. Los jardines de niños no deberían obligarlos a sentarse.

Las nuevas guías señalan que, de 3 a 5 años, los niños deben hacer por lo menos 3 horas de actividad física diaria; de 6 a 17 años, lo aconsejable es una hora de ejercicios por lo menos; y en el caso de los adultos, se espera que realicen actividad física entre 150 a 300 minutos a la semana, es decir, entre 30 a 60 minutos diarios de lunes a viernes.

Una buena práctica es que miembros de la familia practiquen juntos los ejercicios. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: Kikovic

El ejercicio físico es la mejor vacuna frente a varias enfermedades

Entre los beneficios que produce el ejercicio constante en el organismo humano, dice Huerta, están la mejora en la salud de huesos y el peso en los niños de 3 a 5 años; también mejora la función cognitiva y cerebral en los jóvenes de 6 a 13 años.

Entre los aportes generales que la actividad física proporciona a la salud cerebral encontramos la reducción de la ansiedad, la depresión, la mejora del sueño y la calidad de vida.

La práctica de ejercicio también reduce el riesgo de lesiones relacionadas a caídas en adultos mayores; en mujeres gestantes disminuye la probabilidad de peso excesivo y de diabetes gestacional; reduce la mortalidad por todas las causas de enfermedades crónicas y disminuye el riesgo de presión alta, y por supuesto, de diabetes.

Quizá lo más sorprendente de la práctica continua de ejercicios físicos reduce la probabilidad de tener cáncer al colon, la mama, la vejiga, el endometrio, el esófago, el riñón y el pulmón.

Solo en Estado Unidos 26% de hombres, 19% de mujeres y 20% de adolescentes cumplen las reglas de actividad física diaria. Menos de la cuarta parte de la población estadounidense, dice Huerta.

La investigación de la Sociedad Norteamericana del Corazón señala que en EE. UU. la inactividad física contribuye con el 10% de las muertes. Si solo el 25% de su población cumpliría con las nuevas guías de ejercicios, se evitarán hasta 75 000 muertes anuales.